domingo, 29 de mayo de 2011

CAPÍTULO 6: Amiga de unos Gryffindors

Capítulo 6: Amiga de unos Gryffindors
- ¿Nagini? -pregunté-.
- ZzzzzzZzZzzzZzz... -silvó-.
Había algo en ese silvido que me atraía. Lo sentía tan familiar e hipnotizante. Podría morir si ella seguía silvando y decidía atacarme... Sentía tantos sentimientos diferentes a la vez... Sentía que la entendía.
- Te entiendo... -dije yo- ¡Enserio te entiendo! ¿Cómo es posible?
- Debezz hablar mi idioooma... -dijo de un silvido-.
- ¿Idioma? ¡¿Pero como es posible?! Yo NUNCA había oído nada parecido... ¿Cómo puedo saber hablarlo? -pregunté extrañada-.
- Debizte heredaaarloo.... -dijo con otro silvido-.
- ¡¿Pero de quien?!
- Vooooldemoort...
Cuando Nagini dijo eso, enserio me entristecí... Eso realmente demostraba que Voldemort y yo somos parientes. Quería saber más de ese idioma... ¿Cómo las serpientes podían hablar? ¿Y cómo rayos sabía hablarlo yo? ¿De quién lo heredé? Me levanté del cesped con más dudas con las que me había sentado. La serpiente siguió su camino y yo fui a mi habitación. No podía dormir asi que decidí planear qué iba a hacer mañana en Hogwarts. No se me ocurrió nada... Dormí unas pocas horas y desperté antes que el sol. Terminé de empacar unas pocas cosas y entré al baño. Pocos minutos después salí con mi túnica de Hogwarts que tenía una gran sello de Ravenclaw en ella. Hechicé mi maleta para que me acompañara y eso hizo cuando bajé las escaleras.
- Ya estoy lista -dije mientras bajaba las escaleras, viendo a Voldemort y a Snape hablando en la sala-.
- Ahora solo falta Malfoy Jr. -dijo Voldemort-.
- Ahora lo traigo -dijo Snape dispuesto a subir-.
- ¡No! -dije yo- Yo voy por el.
Subí corriendo las escaleras y me dirigí a buscar a Draco, aunque no sabía cual era su habitación, lo deduje y abrí la del fondo a la izquierda. Efectivamente, esa era. Me sorprendí al ver a Draco listo parado junto a la ventana y viendo a través de ella. Le tiré una almohada pero no respondió así que me paré junto a él.
- Deberíamos irnos -dije mirando el amanecer-.
- No quiero perdérmelo...
- ¿Qué cosa? -pregunté-.
Señaló la ventana y vimos el amanecer juntos y él se quedó pensando un rato.
- ¿Nos vamos? -pregunté-.
Asintió levemente y bajamos con su equipaje.
- Aquí estamos -dije- ¿Podemos irnos?
- Severus, llévalos hasta Hogwarts.
- Sí, mi Lord
- Bien. Ahora cumplan con el plan -dijo Voldemort- En especial tú -dijo mirandome- No hagas ninguna estupidez
Le volteé los ojos y dije
- ¡Marvolo suena a nombre de detergente! -grité antes de desaparecer de la Mansión Malfoy y aparecer en Hogwarts de nuevo.
- ¿Saben que hacer? -preguntó Snape-.
Draco asintió y yo pretendí no escucharlo
- Te pregunté algo Vinderwall -dijo aumentando el tono de su voz-.
- ¡¿Cómo pudo?!
Me miró desconcertado
- ¡Dumbledore confió en usted! ¡¿Cómo pudo traicionarlo?! 
Snape entendió, pero solo me respondió con un gesto amargo y se fue. Draco se quedó conmigo, no entendía la situación y no se la iba a explicar.
- ¿Sabes que pensé? -me preguntó- Que era lógico que el profesor Snape volviera pero, ¿Qué hay con nosotros? ¿Qué diremos si nos preguntan porqué volvimos?
- Eso ya lo tengo planeado -respondí- Yo te cubro. Ahora vamos a entrar.
Al entrar cada uno se dirigió a su habitación procurando que nadie nos viera para no hacer un escandalo. Al llegar a mi habitación desempaqué todo, sabía que no volvería a la mansión de Draco. Cuando estuve lo bastante segura, me dirigí al despacho de Dumbledore con paso rápido. Al llegar, abrí rápidamente la puerta y ahí estaban
- ¡Granger! -dije al verla- ¿Qué haces aquí?
- ¡Vinderwall! -exclamó- Yo voy a pasar las vacaciones con Ronald y Harry... La pregunta es qué haces  aquí.
- Para eso vine -dije mirando al anciano quien se llevaba a la boca un caramelo de limón- Profesor...
- Srita. Granger, hablaremos después -indicó Albus-.
- Si Profesor -dijo ella saliendo de la oficina-.
- Por cierto, recibí tu carta... Gracias -le dije-.
Me sonrió y salió de la oficina
- ¿Cómo se enteró Granger de mi misión? -pregunté- Según la carta de los profesores, esto era un secreto.
- Es una larga historia -dijo el anciano mientras miraba al vacío- Creo que fue muy amable de su parte enviarle esa nota... En fin, ¿Qué es lo que descubriste en tu misión?
- Que Voldemort nunca ha tenido novia, que Draco es más comprensivo de lo que parece, que Lucius es un maldito cobarde inmundo, puedo charlar con las serpientes, Marvolo parece un tipo de detergente, Black escapó de Azkaban hace unos días, esta se quedó sin protección, mi varita está más... Sucia... Que de costumbre, Dolohov y Lestrange fueron los culpables de la muerte de mis padres y Snape es un murciélago traidor... Entre otras cosas... ¡Palnean invadir Hogwarts!
- Vaya, parece que esta 'aventura' dio algunos resultados positivos... Pero también unos negativos, ¿Cierto? -dijo mirando mi antebrazo, aunque estaba cubierto-.
Me entristecí y asentí.
- Ya lo sé. Y no es lo único... 
- Si, lo sé -dijo Albus mirando mi antebrazo todavía-.
- ¿Por qué no trató de evitarlo? ¿Por qué no trató de evitar que me convirtiera en una asesina?
- Sabía que tarde o temprano ibas a usar esos hechizos -aclaró- y se que aún planeas usarlos. Sé que tú quieres vengar a tus padres y que nosotros necesitas a una persona hábil y con experiencia para luchar. Además, debías ganarte la confianza de Tom.
Me desconcerté ante su respuesta y no volví a hablar
- ¿Quieres un caramelo de limón? -preguntó-.
- ¡Albus esto es serio! -dije llamándolo por su nombre, haciendo que me mirara fijamente- Estamos en grandes problemas... Y no se si podremos evitarlo... Si no es así, ¡Lo único que podremos hacer es atacar para defendernos! -exclamé-.
- ¿Cual es su plan? -preguntó refiriendose a Voldemort-.
- Planea invadir Hogwarts para atacarlos a Potter y a usted -dije muy preocupada-.
- ¿Sabes cuando será? -preguntó sin inmutarse-.
- Pronto -respondí- Debemos evacuar a los alumnos--
- Nada que ver -respondió- ¿Cuantos son?
- No son más de 20. Entre ellos están Lestrange, Dolohov, los Carrow, Greyback, Yaxley, los Malfoy y el mismo Marvolo... 
- ¿Disfrutas llamarlo Marvolo no? -asentí- Debemos alertar a Harry y a toda la escuela...--
- ¡No! -grité- ¡Snape puede enterarse y decirle a Voldemort!
- Créeme, Snape no se enterará -dijo esbozando una sonrisa-.
- ¿Y Draco?
- ¿Qué pasa con él? -preguntó Albus desviando la mirada-.
- El vino con nosotros... y si se entera--
- No debes preocuparte por eso, Paola -dijo el anciano con calma- Deberías ir al Gran Comedor y darte un banquete, por lo que veo, creo que no has comido hoy.
Asentí. Salí de la oficina y no sabía a donde dirigirme, así que opté por buscar a Draco. Llegué hasta la puerta que conducía hacia la Sala Común de Slytherin y pregunté por Draco, pero nadie lo había visto. Decidí ir a comer algo así que fui al Gran Comedor, me senté en la mesa de Ravenclaw y me serví carne asada con puré de papas, aunque la verdad no tenía hambre. Jugué un rato con mi comida cuando alguien se sentó junto a mí
- Hola Violet...
- Hola Weasley... ¿Comiendo tarde? -pregunté sarcásticamente-.
- Algo -respondió sirviendose- ¿Y tu?
- En realidad, no tengo apetito -respondí- ¿Dónde está tu hermano?
- Ron está con Harry y Hermione en su respectiva mesa: Gryffindor
- ¿Granger está con ellos? -pregunté a la pequeña pelirroja dejando mi comida a un lado-.
- ¿Por qué no habría de estarlo? -me sonrió-.
Me paré para dirigirme a la mesa de Gryffindor
- ¿Te vas tan rápido? -preguntó descepcionada-.
- Lo siento Weasley, tengo unas preguntas que hacerle a Granger...
- Dime Ginny -dijo la pelirroja-.
- Gracias... Ginny. Puedes decirme Vivi
- ¿Vivi?
- Una mezcla entre Violet y Vinderwall -expliqué y me fui-.
-----
En la mesa de los Gryffindors había poca gente comiendo, entre ellas 'el trío de oro', estaban hablando de algo cuando me acerqué
- Granger -dije escondiendo mi emoción- Necesito hablar contigo.
- Francamente -dijo- yo también. Y me gustaría que los chicos escucharan.
Vi detenidamente a Potter y a Weasley, cuando hablé
- ¿Cómo te enteraste? -pregunté-.
Miró a los chicos y dijo
- Te explico luego
- Vamos Granger, tu eras la que quería que Potter y Weasley estuvieran presentes -exigí-.
- ¿Cómo aceptaste semejante cosa? -cambió el tema- ¡¿Cómo pudiste hacer eso?! ¡Asesinaste a tanta gente--
- ¡Shhh! ¡Callate Granger! -le tapé la boca con la mano- No lo grites
- ¿Cómo que asesinar? -preguntó Harry, metiendose en nuestra conversación-.
Giré a verlo y le dije
- Corres un gran peligro, Potter -dije con un leve tono de preocupación en la voz- Deberías prepararte en lugar de infiltrarte en conversaciones ajenas.
- ¿Corre peligro? -preguntó la castaña-.
- Asi es... Me temo que todos corremos peligro -dije dedicandole una mirada de preocupación a cada uno-.
- Vinderwall, ¿Quisieras explicarte? -exigió Hermione algo desesperada-.
Suspiré y tomé asiento. Les expliqué mi misión a Weasley y a Potter ya que cierta castaña entrometida sabía lo que había estado haciendo esta semana. No se por qué confié en ellos pero les conté todo, excepto lo de mis padres, Sanpe y lo de hablar con Nagini. Por último les advertí sobre la invasión mortífaga.
- ¡Esto es peor de lo que pensé! -exclamó Hermione-.
- Ya lo sé -dije hundiendo mi cabeza entre mis brazos que estaban apoyados sobre la mesa-.
- No te aflijas, no es tu culpa -dijo Ron colocando su mano en mi espalda-.
- Claro que no lo es -dije recuperando mi orgullo- pero me siento mal por ser parte de esto -dije señalando mi antebrazo-.
- Vinderwall, tus quejas no van a ayudarnos a resolver nada -dijo Hermione-.
Le dediqué una mirada de 'rabia' y luego medité lo que dijo
- ¿No tienes alguna pista? -preguntó Harry-.
- Bueno... Quien-Tu-Sabes me pidió que le informara todo lo sospechoso que viera... Pero nunca dijo como... También me mandaron un pergamino que no pude averiguar que era... Decía algo como Lunático... Pero no pude terminar de leerlo porque Draco -en ese momento me percaté de que Draco aún estaba ausente- ¡Draco!
Salí corriendo en busca de Draco y el trío salió en mi persecución. Corrí por todo Hogwarts en busca del rubio pero no lo encontré. Los Gryffindors, aunque exhaustos, seguían tras de mí. Cuando tropecé y caí
- ¡Arg! -bufé-.
- Te ayudo -dijo Harry extendiendome la mano-.
- No, yo puedo sola -repliqué mientras me paraba- Pero gracias.
Allí estaba el rubio, parado frente a mí, atónito por mi compañía
- ¡Draco! -exclamé- ¿Dónde estabas?
- Buscandote -respondió- Pero veo que ya encontraste compañía -dijo viendo despectivamente a los tres chicos que estaban detrás de mí- Sangre sucia, comadreja pobretona y... Potter -dijo asqueado- ¿Qué haces con... estos?
Su comentario me enojó y respondí
- ¡Pues RESULTA que ESTOS son MIS AMIGOS! -chillé- ¡Y si tienes algún problema puedes ir a curarle la SARNA a tu padre! -dije y me volteé- Vámonos chicos.
Draco se sorprendió ante mi comentario y solo se fue a su sala común maldiciendo entre dientes
Yo me dirigí hacia la Sala de Ravenclaw y en el camino intenté mantener distancia los los tres, pero me fue imposible
- ¿Por qué nos defendiste? -preguntó Ron-.
- Porque si hay algo que me molesta es la gente arrogante y presumida como los Malfoy -contesté sin verlos a la cara- El no tiene derecho a tratarlos así y yo voy a cambiar eso.
- ¿A donde vas? -preguntó Hermione-.
- A mi habitación -respondí seca- voy a buscar el pergamino del que les hablé
- Mi hermana me dijo algo sobre la torre de Ravenclaw... -dijo Ron-.
- ¿Ah si? ¿Que te dijo? -pregunté con media sonrisa en la cara-.
- Que para entrar debes responder un acertijo...
- Chico listo -dije sarcástica-.
Al llegar a la torre de Ravenclaw, les pedí a los demás que esperaran afuera y en pocos minutos salí con el pergamino. Harry se sorprendió al verlo
- ¿Qué pasa Harr--Potter? -pregunté-.
- Puedes llamarme Harry
- Gracias... ¿Cuál es el problema?
- Este es el Mapa del Merodeador... -dijo asombrado- ¿Cómo lo obtuviste?
- Me lo envió Pain -dije- Mi águila -agregué al ver su cara de desorientación-.
- Vengan -dijo Harry conduciéndonos hacia un lugar más privado- Juro solemnemente que mis intensiones no son buenas -dijo apuntando al pergamino con su varita-.
 Para mi sorpresa, este se iluminó y se transformó en un mapa.
- Es por eso que me lo enviaron...-medité- Habría sido una gran ventaja -añadí-.
Ronald, Harry, Granger y yo nos quedamos conversando un largo rato sobre que hacer en la invasión. Les conté todo lo que debían saber sobre Voldemort. También les conté todas la bromas que le había hecho. Ellos me hablaron de como pasarían las vacaciones de Navidad y me preguntaron como las pasaría yo así que intenté evadir todas esas preguntas sobre mi familia. Nos quedamos hasta muy tarde hablando hasta que
- Bueno chicos, ya es tarde -dijo Granger- debemos irnos a nuestras habitaciones-.
- Lo mismo digo -les dije- de seguro Ginny me está esperando. Mañana seguiremos hablando sobre como nos enfrentaremos a los mortífagos... Ah, y si ven a Draco... Díganle que lo estoy buscando -dije y me retiré-.
- Que chica tan extraña -dijo Ron a los demás- Pelea con Malfoy y depués lo anda buscando.
- Es porque él es parte de todo esto -aclaró Hermione- Además, las mujeres somos complicadas -añadió- Vamos, tenemos que ir a dormir...
-----
Fui caminando hacia la torre de Ravenclaw, eran las 11pm... Algo temprano para mí, así que decidí pasar por la Sala Común de Slytherin, la cual estaba cerrada, por supuesto. No habían señales de Draco.
- ¿Qué hace aquí una Ravenclaw como tú? -preguntó una voz familiar-.
- Cállate Parkinson -le ordené sin siquiera voltear a verla-.
- Sé que estás buscando a Draco -dijo ella- Pero olvídate de él ¡El es mío! ¿Oíste?
- Pfff, si quieres quédatelo, solo necesito aclararle algo...
- Pues no lo harás -replicó- Él no quiere verte y tu no vas a entrar aquí -dijo refiriéndose a la Sala Común- Así que lárgate -fue lo último que dijo y entró hacia una de las recámaras de Slytherin-.
- Maldita Parkinson -maldije entre dientes- Draco es solo para mí, así que largate -repetí en forma burlona- Estúpida ¬¬.
Me dirigí a mi habitación con muchos pensamientos en mi cabeza. Al llegar me metí al baño y me puse el primer pijama que encontré para dormir.
- ¿Dónde estabas? -preguntó la pelirroja medio dormida-.
- Maldiciendo a la estúpida de Parkinson -respondí-.
- Genial, me hubieras invitado...
Sonreí y me tiré en la cama como si no lo hubiera hecho en mucho tiempo para quedarme profundamente dormida en unos minutos...
A la mañana siguiente

Holaa a la gente normal y a la anomal tambien! (:
Espero que hayan disfrutado del cap!
Solo para aclarar, Ginny es de Ravenclaw y compartimos habitación
Aunque es un año menor que yo.
Grax x leer!! ^^

No hay comentarios:

Publicar un comentario