domingo, 22 de mayo de 2011

CAPÍTULO 4: Pelea contra Draco

Capítulo 4: Pelea contra Draco
- ¡No tu torpe! -le gritó Voldemort-.
Lucius se desconcertó.
- Tu hijo -le dijo-.
Draco y yo nos miramos con los ojos muy abiertos, no queríamos luchar. En cuanto él se paró yo dije.
- Pensándolo mejor... Prefiero la tortura -dije cabizbaja-.
- ¿Qué? ¿Te da miedo enfrentarte a mi hijo? -dijo Lucius orgulloso-.
- Ni sueñes -dije- es solo que no quiero luchar con el.
- ¡Jovenes enamorados! -dijo Alecto suspirando-.
- Asco -mascullé- No estoy enamorada de el, vieja gorda -dije con la intención de ofenderla- Es solo que lo quiero, pero como si fuera mi hermano... Aunque no tengo hermanos -dije sonriendo-.
Dicho esto, Draco se sonrojó y Narcisa Malfoy me dedicó una mirada llena de dulzura, en cambio Lucius, tan arrogante como siempre, solo dijo.
- Yo nunca dije que fueras como de la familia -dijo despreciándome-.
- Yo nunca pregunté -lo miré indiferente- ¿Y bien? -dije mirando a Voldemort- ¿Puedo cambiar? Estoy dispuesta a soportar la tortura, pero no quiero pelear con Draco -dije firme-.
- No lo creo. Ahora, peleen.
¬¬ Gracias. Hizo desaparecer la mesa que ocupaba gran parte del salón. Draco y yo nos paramos frente a frente y nos dedicamos una mirada de compasión cada uno. Me sentí mal por tener que luchar con el, pero eran órdenes de Dumbledore ganarme la confianza de Voldemort así que...
- Lo lamento -dije yo-.
- Yo también.
- Bien, empieza -dije ansiosa-.
- Damas primero -dijo él-.
- Lamento el retraso -dijo una voz familiar-.
¡Snape! ¿El? ¿Aqui? 
- Severus -dijo Voldemort- Pensaba que no ibas a llegar... Toma asiento, el espectaculo está por comenzar.
¡Murciélago-traidor-mortífago-asesino! ¡Dumbledore confió en tí! 
- Empieza -dijo Draco nervioso sacandome de mis pensamientos-.
- ¡Bombarda Máxima! -grité, pero el hechizo no le pegó-.
- ¡Desmaius! -gritó, pero esquivé el hechizo facilmente-.
Y así continuó, un duelo de hechizos inofensivos, los cuales intentábamos que el otro pudiera esquivar facilmente. Apenas y utilicé Imperio un par de veces, pero no dañé a Draco, hasta que Voldemort dijo:
- ¡Ya basta! ¿Que se supone que hacen?
- ¿Pelear? -pregunté-.
- Pues se que no te esfuerzas -dijo insatisfecho-.
- Bueno, eso habría cambiado si me hubieras dejado escoger a mi rival -dije molesta-.
- ¡Silencio! -gritó- ¡Quiero que uses Crucio contra Malfoy! O si no...
- ¿O si no qué? -dije casi gritando, sintiendo como esa sensación de embriagamiento por el poder invadia mi cuerpo otra vez-
- No querrás saberlo -dijo con tono amenazante-.
- Bueno... -me volteé a ver a Draco y grité- ¡CRUCIO!
-----
Dumbledore estaba escribiendo en un pergamino tranquilamente en su oficina, cuando entró la profesora McGonagall
- Buenas noches Albus -dijo serenamente-.
- Buenas noches Minerva -dijo el director levantando la vista de su pergamino- ¿Que te trae por aquí?
- La Srita. Granger -dijo seria- me pidió que la trajera.
- Pues entonces, dile que pase -dijo sonriendo-.
Hermione entró en la oficina del director
- Buenas noches Srita. Granger -dijo Dumbledore-.
- Buenas noches profesor -dijo ella-.
- ¿Quiere un caramelo de limón?
- No, gracias.
- ¿Que hace aquí? Pensé que iba a pasar Navidad con su familia--
- En realidad, preferí quedarme y acompañar a Harry, nos iremos a la Madriguera en unos días.
- Que grata sorpresa -dijo con una sonrisa- Y que...--
- No quiero sonar grosera director, pero vine por un asunto importante...
- ¿Y cual es ese asunto? -dijo intrigado-.
- Verá...
-----
Todos quedaron impresionados al ver que ese hechizo no le dio a Draco, sino a su padre
- ¡CRUCIO! -volví a gritar intensificando el poder-.
- ¡Ya para! -dijo Voldemort, pero lo ignoré-.
- ¡CRUCIO! -volví a gritar-.
- ¡Ya basta por favor! -dijo Narcisa con lagrimas en los ojos-.
Eso me hizo parar. No sabía lo que estaba haciendo, empalidecí.
- Vaya espectáculo -dijo Snape-.
Miré a Draco, el miraba a su padre quien dificilmente estaba incorporandose en su silla. 
- Draco lo lamento. No se que rayos--
- Tranquila, el te provoco -dijo algo triste-.
Volteé a ver a Voldemort. Su cara era de aprobación. 
- Amigos, ya tomé una decisión. Violet tendrá el puesto
Todos aplaudieron, aunque no tenían ganas. Ellos no me consideraban mortífaga, es más, se molestaron al enterarse de que recibí el puesto.
- No más aplausos -dijo el- No por ahora. Si me permites tu brazo izquierdo...
Me acerqué a él con todo el pesar del mundo y extendí el brazo.
Una calavera empezó a salir de el quemándome la piel al rojo vivo. No aguantaba el dolor y empecé a morderme los labios, los cuales sangraban sin parar. Al terminar la calavera una serpiente comenzó a salir de ella. Me arrodillé y solo tocaba mi bazo, pero ni una lágrima salió.
- ¡Ya para! -chillé- ¡YA!
- ¿Que? ¿No aguantas un dibujito en el brazo? -se burló Lucius-.
Cuando Voldemort terminó la marca de mi brazo, este seguía sangrando, pero no tanto como antes y el dolor había parado un poco.
- Episkey -susurré y mi brazo dejó de sangrar-.
- Ahora eres oficialmente una de nosotros -dijo Voldemort sonriendo-.
Me puse de pie e ignorando el dolor asentí. Volteé a ver a todos y clavé mi mirada en Snape, una mirada de rabia y dolor. ¡Él no debería estar aquí! Después miré a Bellatrix, la mujer estaba loca. Se veía en su mirada, una  llena de locura y odio, la cual veía a Voldemort alabándolo. Luego miré a Draco, quien ayudando a su padre con unas heridas, veía fijamente mi antebrazo. Por último ví a Dolohov, quien también estaba viendome determinadamente y compartí mirada con el, observándolo de la cabeza hasta los pies. Cuando le hablé
- Enserio, ¿Qué tanto me ves? -pregunté llamando la atención de la mayoría de los mortífagos- Ya te dije que si tanto te gusto, cásate conmigo -dije esta vez más firme-.
Él solo me ignoró por segunda vez aunque seguía mirandome detenidamente, cuando lo saqué de sus pensamientos
- ¿Qué vamos a hacer con Potter? -dije desconcertando a todos-.
- ¿Cómo que qué vamos a hacer con Potter? -preguntó Amycus-.
- Ah cierto -dije sin darle importancia- Ustedes no estaban cuando Voldemort nos explicó sus planes. ¿Quisieras...? -le dije a Voldemort-.
La mesa apareció junto con las sillas y todos tomamos asiento, Dolohov insistió en sentarse al lado mío, lo cual me incomodó, pero acepté.
- Amigos -comenzó diciendo Voldemort- hemos estado planeando invadir Hogwarts ahora, en vacaciones de invierno, ya que la mayoría de los alumnos y profesores no están en el colegio ahora y así poder deshacernos finalmente de Potter y del molesto de Dumbledore. 
- ¡¿Y cuándo será eso mi Lord?! -preguntó desesperada Bellatrix-.
- Paciencia querida Bella, yo informaré cuando sea el momento indicado, mientras tanto solo enviaré algunos espías -terminó de decir Voldemort-.
Cuando oí lo último que dijo Voldemort me paré rápidamente y dije:
- ¡Yo quiero ir! -dije desesperada- Claro, si usted me deja -dije mostrando respeto- Porque, ¿Quién iba a desconfiar de una estudiante? ¿No es así Draco?
Draco estaba muy nervioso pero igualmente asintió.
- ¿Y bien? -dije esperanzada-.
- Me parece bien -dijo Voldemort- Serán tu y Draco -dijo finalmente-.
- Si me permite, mi Lord, yo también quisiera ir -dijo Snape-.
- Por supuesto Severus, nuestro mejor espía -dijo complacido-.
- ¿Entonces? -pregunté- ¿Cuándo nos vamos y a quién espiamos?
- Creo que podrán irse mañana y deberán fijarse en todos sus movimientos. Cualquier cosa extraña que observen deberán informarla ¿Entendido?
Los tres asentimos, Voldemort levantó la mano en señal de que la reunión había acabado y yo subí a mi habitación. 
Para mi sorpresa ahí estaba Pain, dormida en la ventana.
- Pain, ¿De nuevo por aquí?
El águila levantó su cabeza y señalo una carta que se encontraba en una mesita. Tomé la carta y empecé a leer.


Vinderwall:
Sé de tu situación actual (no te preocupes, nadie más lo sabe aparte de mí) y quería mandarte una lista de hechizos nuevos que nos han enseñado en varias clases. Hablando de eso ¿Cómo piensas retomar tus clases? Porque sé de algo que podría ayudarte... Sin más decir, aquí te dejo los hechizos:
Accio (sirve para atraer un objeto)
Braquiam Emendo (repara un hueso quebrado PD: Si no se conjura bien el hueso desaparece)
Cave Inimicum (Crea un escudo más fuerte que Protego horribilis. Si se usa con suficiente poder, puede desviar Maldiciones Imperdonables)
Confringo (Hace que el objeto que es apuntado explote. No funciona con seres vivos)
Harry me habló de un hechizo que le está enseñando el profesor Lupin... Se llama Expecto Patronum... Sirve como escudo contra las criaturas llamadas Dementores o para enviar mensajes. Para convocarlo se tiene que concentrar en un recuerdo alegre y cuanto más alegre es el recuerdo, más fuerte es el Patronus. Si se alcanza su poder máximo, éste toma forma de un animal. El tipo de animal que aparece depende de la personalidad del que lo invoca.
Espero que te sirvan y te ayuden en esta importante misión... Saludos
Hermione Granger
PD: No te preocupes por el Quidditch, ya pusieron a alguien que te cubriera, pero no es tan buen golpeador como tú, así que Ravenclaw está en desventaja por ahora.

- Vaya... ¿Granger mandándome una carta? ¡¿De dónde rayos se enteró que estoy aquí?! Y... ¡¿Ravenclaw en desventaja?! Aaghraghfgasthgwfqcdfgj... ¬¬ Si no fuera porque Dumbledore me lo pidió me habría ido ya de este lugar... Paciencia Violet, necesito calmarme -me dije- Pain, debes irte, ten cuidado.
Asintió y se fue volando, ahí recordé las otras cartas que me había traído ayer y las leí. Una contenía saludos de los profesores, la otra era una carta enviada por Dumbledore, diciendo que se enteró de lo que pasó en Azkaban y de los maleficios, se me hizo un nudo en el estómago pero seguí leyendo. La tercera decía:

Lunático, Colagusano, Canuto y Cornamenta presentan...

La puerta se abrió y guardé todos los pergaminos.
- ¿Puedo? 
- Adelante Draco -contesté-.
Draco entró a la habitación y se sentó en la cama a mi lado
- ¿Se te ofrece algo? -pregunté fríamente-.
- Una respuesta -dijo él- ¿Qué haces aquí?
- Trabajando -dije- ¿Y tu?
- ¿Trabajando? -preguntó-.
- Tu dijiste una respuesta y te hice una pregunta, ¿Que haces tú aquí?´
- Mi padre quiere que yo sea--
- Eso lo supuse, me refiero a que haces tu AQUÍ en mi habitación -dije remarcando la palabra AQUÍ-.
- En realidad, esta es mi habitación -dijo Malfoy Jr.- Bienvenida a la Masión Malfoy -recaló-.
Me sorprendí ante tal comentario. No sabía que esta era su habitación, mucho menos que era su casa... Y pensar que practicamente lo estaba echando de 'mi' habitación...
Holaa gente muggle! XD
Espero que les haya gustado el cap y tambien la tortura a Lucius >:)
Desgraciadamente, ahora soy mortífaga, pero la función debe continuar :D
Jaja dejen sus coments plis! Grax! Chauu...

No hay comentarios:

Publicar un comentario